zoologia.net.

zoologia.net.

Estructuras y funcionamiento del sistema acuífero en las esponjas

Estructuras y funcionamiento del sistema acuífero en las esponjas

Las esponjas son uno de los animales más primitivos del reino animal. Se encuentran en todo el mundo, en todos los ambientes acuáticos, desde la zona intermareal hasta las profundidades oceánicas. Las esponjas son animales filtradores, es decir, que se alimentan de partículas suspendidas en el agua. Son importantes para el ciclo de nutrientes marinos, ya que eliminan grandes cantidades de partículas del agua.

El sistema acuífero en las esponjas

El sistema acuífero es el sistema interno de canales y cámaras que permiten que las esponjas practiquen su modo de alimentación. El sistema acuífero de las esponjas tiene dos funciones principales: la captación de partículas de alimento y la eliminación de desechos.

El sistema acuífero de una esponja consta de una serie de canales que se conectan a poros en la superficie de la esponja. Agua entra a través de los poros y fluye a través de los canales hasta llegar a la cámara central de la esponja, donde se elimina por un orificio llamado ósculo. Las células especializadas que recubren los canales y las cámaras filtran las partículas de alimento del agua en su camino hacia la cámara central.

Microestructura del sistema acuífero

El sistema acuífero de las esponjas está compuesto por una serie de estructuras microscópicas llamadas coanocitos. Los coanocitos son células flageladas que se encuentran en los canales y la cámara central de la esponja. Los flagelos crean un flujo de agua a través de los canales y la cámara central, lo que permite que los coanocitos filtren los alimentos del agua.

Cada coanocito tiene un collar de microvellosidades que actúan como una trampa para los alimentos. Cuando una partícula de alimento es capturada, los microvellosidades la pasan al interior de la célula, donde es procesada y digerida.

Taxonomía de las esponjas

Las esponjas se dividen en cuatro clases principales: Demospongiae, Hexactinellida, Calcarea y Homoscleromorpha. La clase Demospongiae es la más grande y diversa, con más de 8.000 especies. La mayoría de las esponjas que se encuentran en los arrecifes de coral son de la clase Demospongiae.

Las esponjas hexactinélidas o de vidrio viven en las profundidades del océano. Se caracterizan por tener un esqueleto de sílice en forma de espículas con seis puntas. Las esponjas de calcárea se caracterizan por tener un esqueleto de calcio en forma de espículas. Las homoscleromorfas son una clase más reciente de esponjas, que se descubrieron en la década de 1990. Se caracterizan por tener una estructura esférica compleja y una serie de canales y cámaras que se asemejan a los sistemas acuíferos de otras esponjas.

Importancia ecológica de las esponjas

Las esponjas son importantes en los ecosistemas acuáticos ya que actúan como filtros naturales. Ellos filtran grandes volúmenes de agua y eliminan partículas orgánicas, incluyendo bacterias, detritos y nitrógeno y fósforo disueltos. Las esponjas también son un hábitat importante para muchas especies de invertebrados y peces que utilizan las esponjas para refugio y alimentación. Algunas especies de esponjas producen productos químicos que se utilizan en la industria farmacéutica y de cosmética.

En conclusión, las esponjas son animales fascinantes con un sistema acuífero único y un papel importante en los ecosistemas acuáticos. La diversidad de las esponjas es evidente en diferentes clases, y cada una de ellas posee características especializadas para su supervivencia. Como uno de los animales más primitivos del reino animal, las esponjas siguen siendo objeto de estudio para los ecólogos y biólogos, interesados en conocer mejor su comportamiento y evolución.